Pablo Basagoiti decidió con su mujer viajar a los campamentos de Tindouf después de acoger a un niño saharaui varios veranos con el programa Vacaciones en paz. Lo que se encontró le ayudó a entender mucho mejor al pequeño Hussein y a su pueblo, pero también a reordenar sus propias prioridades y valorar mucho más el bienestar que gozamos en este lado del mundo . Tanto que recomienda a todo el mundo la experiencia, especialmente a las familias que acogen niños y niñas saharauis.

Basagoiti, por entonces responsable del departamento creativo de una agencia de publicidad, decidió retratar los campamentos “huyendo del estereotipo”. Para ello, antes de viajar, fue dibujando ideas en un cuaderno, una de ellas, un reloj de sol sin agujas. Curiosamente, poco después de llegar se encontró la esfera de un reloj semienterrado en la arena.
Saharaui_Pablo_Basagoiti_baja03

 

“En cuanto nos bajamos del avión nos dio la sensación de que se había parado el tiempo”. De hecho, sus fotografías asemejan naturalezas muertas por la erosión del tiempo, restos carcomidos de coches, juguetes y otros objetos llegados de países ricos para paliar sus necesidades. Ayudas desgastadas que dan buena cuenta de los 40 años que los saharauis llevan esperando volver a su tierra.

 

Saharaui_Pablo_Basagoiti_baja02

 

“Cuando Hussein venía en verano iba recogiendo cosas con las que jugaba. Un día abrí el cajón en el que las guardaba a modo de tesoros: una canica, un corcho, una pajita…. En el desierto también aparecían estos tesoros con los que jugaban y después volvían a desaparecer. Un día se encontraron la trompeta de un gramófono, otro día un balón y echaban un partido de fútbol…”

 

Saharaui_Pablo_Basagoiti_baja04

Niños hacen el símbolo de la victoria

 

“Los niños allí tienen una libertad increíble y te das cuenta de que aquí los sobreprotegemos y los volvemos un poco inútiles”. Basagoiti tiene dos niñas que han compartido sus vacaciones con Hussein durante cuatro veranos, hasta que Hussein cumplió doce años y ya no pudo volver para que otros pequeños pudieran disfrutar del programa Vacaciones en Paz.

 

Un enchufe

Un enchufe

Saharaui_Pablo_Basagoiti_baja05

Saharaui_Pablo_Basagoiti_baja08

Los restos de un Land Rover

Saharaui_Pablo_Basagoiti_baja07

Saharaui_Pablo_Basagoiti_baja06

 

En esta última foto, Basagoiti retrata todas las pertenecencias de una familia: la casa al fondo, las chatarras empleadas para construir una cerca y el camello con el que el joven de la familia pagara la dote cuando se case.

En esta última foto, Basagoiti retrata todas las pertenecencias de una familia: la casa al fondo, las chatarras empleadas para construir una cerca y el camello con el que el joven de la familia pagara la dote cuando se case.